Venezuela: brindar nuestra ayuda es abrir un camino de esperanza

Venezuela: brindar nuestra ayuda es abrir un camino de esperanza

Muertos, vías cerradas, estudiantes sin clases, comercios vacíos y ladrones que encuentran en el caos una oportunidad perfecta para actuar. Esta es la situación que se está gestando en las calles de Venezuela desde que se comenzaron a levantar las protestas contra el presidente Nicolás Maduro, hace ahora cuatro meses.

Alrededor de 2.500 manifestaciones han sido ya contabilizadas por el Observatorio de Conflictividad Social (OVCS). La situación es alarmante, pues la población está lidiando con la falta de recursos primarios: alimentos y medicinas. Atraviesa uno de los peores momentos de su historia, una situación marcada por la ruina, las armas, la violencia y la criminalidad.

Estos no son solo aspectos propios de la destrucción y la incertidumbre, sino el fiel reflejo de una sociedad actualmente marcada por el desabastecimiento del país sudamericano. Por ello, en este tipo de situaciones, recolectar donaciones de recursos y artículos de primera necesidad se ha convertido en una de las principales vías de escape, a la vez que una luz de esperanza, para tantas familias necesitadas.

No lo decimos nosotros, lo dicen los datos recogidos en la Encuesta sobre Condiciones de Vida, por la que más del 80% de los hogares venezolanos viven en la pobreza. En un momento tan marcado para el país, solo nos queda brindarles nuestra mano para evadirles de la realidad por un momento, ayudarles y hacer de su mundo un lugar habitable.

Apuesto lo que sea a que, desde que tienes uso de razón, recuerdas los alimentos y la medicina como dos de los factores irrompibles e irremplazables de toda vida. Imagina por un momento cómo sería prescindir de ellos. Y lo que es peor, imagina cuánta gente en el mundo es azotada por esta situación depravante. Hoy, Venezuela es su escenario. El mundo puede ayudarles.

Queda la esperanza. Y mientras esta no se pierda, los imposibles no existen.

    Dejar un comentario