Los efectos devastadores de la pobreza en las personas

pobreza en españa

Los efectos devastadores de la pobreza en las personas

¿Cuántas personas pobres existen en el mundo? ¿Cómo lo viven? ¿Cuáles son sus formas de vida? ¿Qué podemos hacer por ellos? ¡Un héroe es cualquier persona que trata de hacer del mundo un lugar mejor para vivir! También está en nosotros combatir los efectos devastadores de la pobreza en las personas.

¿Cómo afecta la pobreza?

En resumen, garantizar los derechos de los niños durante los primeros años de su vida es un seguro de vida afectiva y prevención de dificultades, tanto personales como sociales. La experiencia que contaba al principio, la que observé bajo un puente de la ciudad de Madrid, demuestra el aspecto físico de la pobreza, pero, el día de mañana, cuando dejen de vivir en esta situación, se habrán convertido en su cara oculta. Los efectos no serán visibles, pero habrá marcado su personalidad de por vida.

La pobreza infantil es un clímax perfecto para el mal comportamiento que experimentan de adultos. A lo largo de los años, hemos visto cómo algunos programas de televisión han mostrado la desesperación de algunas familias por las malas conductas de sus hijos. Pues no es ficción, sino realidad. Una realidad que se cuece en los barrios más pobres de la capital madrileña, como los poblados chabolistas de Las Barranquillas o El Cañaveral, entre muchos otros. Y en otras zonas del mundo, como Burundi o Uganda.

Suena triste, pero es una realidad. En España, entre 2008 y 2012, los niveles de pobreza escolar crecieron del 28% al 36%, un hecho que se ve reflejado en el abandono escolar. La pobreza, además, influye en el abandono. Hoy, cinco años después, seguimos protagonizando las peores cifras de la Unión Europea (UE) en abandono escolar, pese a que en abril de 2017 se hizo público que “el abandono escolar temprano había bajado al 18,2%”.

Nuestras posibilidades ante tal situación

Encontrar una solución eficaz que acabe con la pobreza de una vez, es prácticamente algo imposible. Es un logro al que todavía no le hemos encontrado un camino más allá del de la utopía. Ante tal situación, las personas hemos brindado soluciones ancladas en la solidaridad y la caridad, como las donaciones.

Recuerdo cuando, en el colegio, nos repartían una pequeña nota impresa que decía lo siguiente: “Desde ‘tal día’ hasta ‘tal día’ se recogerán alimentos no perecederos (legumbres, latas de conserva, arroz, galletas, etc.) para niños del tercer mundo”. Llegaba a casa con la ilusión de entregarle a mi madre tal recomendación y comenzar, cuanto antes, a organizar los paquetes de alimentos. En aquel entonces, imaginaba la pobreza de otra manera. Sin embargo, pese a que mi idea oscilaba en un ambiente muy distinto del real, hubo algo en lo que no me equivoqué: necesitaban ayuda.

De esta forma, la donación de productos, por mínimos que sean, puede ocupar el lugar que dejan vacío las necesidades de tantos millones de niños y niñas que pasan hambre en el mundo. Lo mismo sucede con la ropa. Si echamos un vistazo a nuestra cómoda, ¿crees que no encontrarás una sola prenda que ya no utilices? A veces, estos bienes generan en nosotros un valor especial que nos impide alejarnos de ellos. Sin embargo, ¿no crees que se merecen una salida eficaz? ¿Qué mejor solución que formar parte de vidas que la necesitan? Contigo, ya cumplieron su función, siéntete afortunado de brindarle esa oportunidad a alguien más.

Pobreza: una privacidad de recursos

La pobreza es un asesino que mata lentamente. Jóvenes con gran potencial incapacitados para desarrollarlo. Capacidades artísticas ancladas e interrumpidas. Niños y niñas que no encuentran una oportunidad para sus cumplir sus sueños. Almas infantiles que ven el final de sus carreras antes de tiempo. Antes de empezar.

No lo decimos nosotros, lo dice el Fondo de la Naciones Unidas para la Infancia (Unicef): “Los niños y las niñas que viven en la pobreza sufren una privación de los recursos materiales, espirituales y emocionales necesarios para sobrevivir, desarrollarse y prosperar, lo que les impide disfrutar sus derechos, alcanzar su pleno potencial o participar como miembros plenos y en pie de igualdad en la sociedad”.

¡La pobreza infantil es un desafío prioritario! – ¡El esfuerzo es una virtud con sabor a victoria!

    Dejar un comentario