La crisis humanitaria de Venezuela reclama nuestra solidaridad

La crisis humanitaria de Venezuela reclama nuestra solidaridad

La realidad en la que se desenvuelve Venezuela predice a un Maduro que busca su reelección en los comicios del 20 de mayo, y una crisis que no parece encontrar fin, pues el precio de la canasta básica continúa al alza. Para que podamos hacer una idea de cuál es la situación que se está viviendo en este país, algunos expertos afirmaban recientemente que, en total, “un trabajador requiere ganar 90,1 salarios mínimos, el equivalente a casi 8 años de trabajo, para poder cubrir los gastos básicos de solo un mes”.

Si hasta el momento Venezuela ya se había convertido en un núcleo de pobreza, ahora este se acrecienta. Precisamente por ello, la ayuda humanitaria basada en la donación de recursos, así como los medicamentos y la alimentación, se han convertido en un apoyo crucial. Algo tan simple como la atención y el cuidado especial son un anhelo en la vida de muchos niños y niñas en Venezuela. Lo que viven hoy, mañana será la esencia de su ser.

Los precios de los alimentos han alcanzado cifras prácticamente inalcanzables. La salud se ha situado en el nivel más elevado. Y así, sucesivamente. Ocurre con los artículos de higiene, limpieza, ropa, etc. Toda esta historia que comenzó un año atrás parece no encontrar fin. Como consecuencia, Venezuela se ha convertido en un fiel reflejo de la desesperación.

Niños desamparados deambulan por sus calles tras el éxodo de sus padres. Ya no hablamos de crisis institucional, sino de algo peor: crisis humanitaria en todos los niveles. Se trata del abismo de la miseria que está llevando a la población a comer de la basura y a huir del país como sea. Venezuela ha despedido un año de dolor social, y ha comenzado este 2018 inmerso en una crisis a gran escala.

Algo debemos hacer con ello. Encontrar una solución eficaz que alcance a toda la población es algo tentador a la vez que complejo. Un granito de arena puede no tener frutos, pero un conjunto de ellos sí. De manera que es necesaria la unión para tomar conciencia de que tenemos la oportunidad de convertir esta realidad en una utopía. Nuestra ayuda debe empezar por anclarse a las actitudes de solidaridad y caridad.

    Dejar un comentario