Cómo identificar a un menor maltratado y cómo ayudarle

Cómo identificar a un menor maltratado y cómo ayudarle

Cómo identificar a un menor maltratado y cómo ayudarle

Las niñas y niños han sido siempre el sector de la población más vulnerable a lo largo de la historia y hoy en día. Muchas veces el maltrato infantil no es visible ya que en muchos de los casos no hay rastro de huellas físicas, sino que las víctimas sufren las vulneraciones de sus derechos en silencio, dentro de la intimidad de la vida familiar. Estos casos se pueden materializar de diversas maneras privándoles de una infancia feliz. ¿Qué podemos hacer? ¿Cómo identificar a un menor maltratado y cómo ayudarle?

Según la última publicación del Registro Unificado de casos de sospecha de Maltrato Infantil (RUMI), 13.818 menores han sufrido o están siendo maltratados en España. El maltrato toma diferentes formas, matices y magnitudes, siendo lo más complicado en muchos de los casos, su identificación.

Tipos de maltrato

El maltrato a los niños y niñas supone hacer algo que les haga daño o les dañe:

  • Maltrato físico: cualquier acción intencional que busque hacer daño mediante el uso de la fuerza.
  • Maltrato emocional: cualquier tipo de conducta ya sea verbal o no verbal que descalifique, humille y abuse,
  • Abuso Sexual: cualquier contacto sexual entre un adulto y un niño, o entre un niño mayor y niño menor.
  • Abandono y negligencia: cuando los progenitores no proporcionan a su hija deliberadamente cualquier tipo de necesidades básicas: cobijo, comida, abrigo, seguridad o cuidados médicos.

¿Qué hacer si sospechas que un menor ha sido maltratado o se encuentra en situación de abandono?

Hoy en día los hechos de abandonar y maltratar a un menor por suerte están penados por la ley. Cada día según el RUMI, solamente en el Estado Español se detectan de media 37 casos de niños posibles víctimas de maltrato familiar.

En el caso de que se tengas sospechas, llame a la policía o al servicio de asistencia social para ponerlos bajo conocimiento. En el caso de que el menor presente lesiones físicas o se encuentre en una situación de peligro inminente no dude en contactar directamente con los servicios de emergencia para que tomen cartas en el asunto inmediatamente.

 

Cuando se trata de identificar la violencia física, generalmente las evidencias saltan a la vista, pero las cuestiones más difíciles de identificar vendrían a ser las del maltrato emocional, abandono y negligencia, y los casos de abuso sexual. Sobre todo, cuando suceden en el seno familiar. No debemos generalizar y creer que casi todos estos casos suceden en los sectores menos pudientes de la población, una infancia sin recursos puede ser muy complicada, pero una infancia violentada generalmente acarrea traumas que perduran para siempre y suceden en todos los sectores de la sociedad.

 

    Dejar un comentario